La franquicia como autoempleo (II)

¿Cuál es mi sueldo?

La nómina debe ajustarse a las funciones y al precio del mercado, nunca hincharse desproporcionadamente. “Lo correcto es cargar a la empresa con un precio de mercado por el trabajo que vayamos a realizar y no con lo que a uno le gustaría ganar”. Ésta es la opinión de Dioscórides Casquero Vega, director de Comercio Interior y Franquicias de la Cámara de Comercio de Zaragoza. “El salario debe estar ajustado a las labores que como empleado realiza el franquiciado, al margen de las de gestión que como empresario lleve a cabo”, finaliza.

La cuantía, por tanto, no sólo ha de adaptarse al trabajo realizado por el franquiciado, sino que ha de tener en cuenta los posteriores pagos a la Seguridad Social. Por ello, es preferible incurrir en el gasto de una consultoría-asesoría. Esta cura de salud permitirá no llevarse sustos más adelante y decantarse por la fórmula de sociedad más fructífera, sobre todo en lo que se refiere a las subvenciones.

No obstante, el sueldo del franquiciado se considera un gasto más. Así, se debe tener en cuenta tanto en las partidas mensuales como a la hora de calcular la tesorería. El fondo de maniobra asegura la nómina del asociado en caso de que no se obtengan los beneficios mínimos.

“La inversión no tiene por qué determinar la retribución de los elementos que la gestionan”, afirma Santiago Barbadillo. “Lo que ocurre es que normalmente un negocio de gran coste requiere una especialización mayor y, por tanto, unas retribuciones más altas”, continúa. “No es lo mismo ser encargado de una tienda de zapatos que de un gimnasio de 2.000 metros cuadrados, porque la capacidad de gestión, el liderazgo o el conocimiento del marketing son muy distintos” -declaraciones de En Franquicia-.

Se debe tener en cuenta, además, que el salario del franquiciado repercute en los beneficios a cierre de ejercicio. “Si un emprendedor se asigna una retribución de 1.000 euros mensuales no quiere decir que esté ganando dicha cantidad. Lo que está haciendo es detraerla como anticipo de lo que va a sacar en la cuenta de resultados a final de año”, comenta Dioscórides Casquero.

La franquicia vista como una opción de autoempleo se ha convertido en la manera de subsistir de muchos desempleados. Frente a las desventajas que presenta esta fórmula -la gestión y atención directa del negocio-, el autoempleo en asociación conlleva un mejor conocimiento de la marca y de aquello que busca el cliente final.

 María Gallego

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: