Quiero ser franquiciado (XXI)

Estructura empresarial del franquiciador

En este apartado, que casi cierra la serie dedicada al franquiciado, se van a tratar 2 grandes temas del proceso de asociación:

–          La estructura humana de la central.

–          La situación económico-financiera del franquiciador.

La estructura humana que conforma la central deberá ser valorada en función del grado de expansión que haya alcanzado la red. Al principio, es comprensible que la matriz esté conformada por pocas personas. No obstante, un mayor crecimiento de la marca implica la contratación y, lo más importante, la delegación de responsabilidades a terceras personas.

En cuanto a la situación económica, el futuro franquiciado debería tener acceso al balance y cuentas de pérdidas y ganancias de la central.

El asociado ha de revisar las listas de Registros de Impagados (RAI). En caso de encontrar la marca entre las empresas que deben dinero a proveedores, es conveniente consultar con el franquiciador el motivo de la inclusión de la firma en dicho archivo. En muchas ocasiones, existe una explicación para tal suceso.

En muchos casos, las centrales pactan condiciones ventajosas para los franquiciados con bancos. Así, los franquiciados podrán, por un lado, acceder a una buena financiación. Por otro, sabrán que la entidad financiera ha apostado por el modelo de negocio de la franquicia.

Aspectos operativos

Aunque en los párrafos anteriores se ha hablado de la importancia de delegar ciertas actividades a los empleados de la central, lo cierto es que el franquiciador debe conocer al pie de la letra cada uno de los aspectos de su negocio.

Por tanto, el franquiciado ha de comprobar la experiencia del responsable de la marca en el sector y, sobre todo, si éste se ha dedicado en cuerpo y alma a la empresa en los inicios de la misma. Este hecho es de vital importancia, ya que asegura la correcta transmisión del know-how a los asociados.

Si hablamos de franquicias de productos especializados, el candidato deberá plantearse una serie de cuestiones:

–          Si la central es la única suministradora de producto a las franquicias.

–          Si tiene capacidad para distribuir el producto a su mercado objetivo.

–          Si existen otras empresas que puedan repartir el producto en caso de la incapacidad de la central para suministrar la mercancía.

Información extraída de La franquicia paso a paso,
de Santiago Barbadillo de María

Próxima entrega: Solicitud de información. Disponibilidad de la base documental adecuada

Anuncios

Quiero ser franquiciado (XIX)

Aspectos económicos

Llegados a este punto de las conversaciones, se presenta uno de los temas más importantes y también más complicados de la negociación, los aspectos económicos.

Éstos de delimitan a través de 2 documentos: la inversión inicial y la cuenta de explotación estimada.

En el primer caso, se requiere que el documento con las diferentes partidas del desembolso primero sea detallado, con los precios de cada uno de los elementos indispensables para el correcto desarrollo de la actividad. En el caso de que la franquicia requiera local, mejor si se incluyen los gastos de obra civil, decoración, stock inicial, etc. El importe del IVA dará una idea más detallada de la inversión.

En el segundo, la cuenta de explotación resume los resultados que la central espera para la franquicia. En ningún caso se trata de compromisos. Esto es, la marca presenta una estimación, por lo que los beneficios reales pueden variar en gran medida. Por ello, siempre se aconseja echar cuentas, independientemente de lo que venga determinado en el informe suministrado por el franquiciador.

Aspectos legales y administrativos

Tres son las preguntas que el franquiciado debe plantear a la central:

– ¿Es el franquiciador propietario o tiene derecho de cesión a terceros de la marca que comercializa? ¿Están debidamente registradas? La demostración de que la centra posee todos los requisitos para ceder la marca se encuentra en la Oficina Nacional de Patentes y Marcas.
– ¿Ha cumplido el franquiciador con las formalidades registrales previas en cuanto al Registro Especial de Franquiciadores? Esta condición viene determinada en el Real Decreto 2.485/1998 de 13 de noviembre, que desarrolla el Art. 62 de la Ley General de Ordenación del Comercio Minorista.
– ¿Pertenece la marca a la Asociación Española de Franquiciadores? No se trata de una exigencia como tal, ya que la entrada a la AEF es voluntario. No obstante, no deja de ser un incentivo para aquellos candidatos interesados en una firma en concreto. Además, los miembros de la organización han de cumplir con el Código Deontológico Europeo de la Franquicia.

Información extraída de La franquicia paso a paso,
de Santiago Barbadillo de María

Próxima entrega: Solicitud de información al franquiciador. Aspectos relacionados con el proceso de expansión

Quiero ser franquiciado (II)

El sector

Una vez descubiertas las virtudes para gestionar una franquicia, queda por determinar otro de los grandes puntos del proceso: el sector de actividad.

El tipo de actividad de la franquicia es una de las primeras decisiones que se han de tomar y también de las primeras que el franquiciado tiene claras. No obstante, el futuro asociado no se debe guiar sólo por sus gustos, sino que ha de dejar a un lado el corazón y guiarse por la razón. Dicho de otra manera, buscar resultados.

Al igual que ocurría con el autoanálisis del número anterior de Quiero ser franquiciado, para elegir la actividad de la franquicia, el candidato se debe plantear una serie de preguntas.

–          Es aconsejable realizar un estudio de mercado. Esto es, elaborar una lista con las franquicias que ya operan en el mercado, el número de establecimientos de cada una y el porcentaje de crecimiento que han experimentado en el último año. Esta información se puede extraer de noticias de las marcas, de portales especializados, de guías, etc.

–          Este informe debe contemplar la inversión media requerida por las marcas del sector. Una vez realizado este paso, el candidato comparará las cifras con la liquidez y financiación de la que dispone.

–          Si se trata o no de un sector con demanda. Esto se puede extraer de los datos anteriores. La alimentación es uno de los mercados que menos sufren los vaivenes económicos, pero también es el más caro, sobre todo si se atiende a la inversión necesaria para montar un supermercado.

–          La experiencia previa requerida, ya que en muchas marcas se precisan conocimientos previos, sobre todo en aquellas que operan en sectores especializados.

–          El gusto por la actividad. No debe ser el único punto a tener en cuenta, pero no se puede ignorar el gusto del candidato. Ya que el franquiciado se va a pasar una gran cantidad de tiempo gestionando el negocio, mejor si le agrada.

–          El éxito de la franquicia y su diferencia del resto de compañías que operan en el sector. Esto es fácil de comprobar. No sólo por lo conocida que sea, sino a través del contacto directo con los ya franquiciados.

–          El candidato debe estudiar el producto ofertado por la firma y si éste supera al de la competencia en precio y calidad. Además, el asociado ha de tener en cuenta si el artículo es estacional o, simplemente, es fruto de una moda pasajera. 

Información extraída de La franquicia paso a paso,
de Santiago Barbadillo de María

Próxima entrega: Elección de la franquicia

Quiero ser franquiciado (I)

¿Sirvo yo para esto?

O la necesidad de realizar un autoanálisis. Siendo sinceros, no todo el mundo cumple los requisitos para ser franquiciado.

Una franquicia facilita el trabajo del empresario por cuestiones ya por todos sabidas:

– Modelo de negocio probado.
– Método de gestión ya dado, con la eliminación de los errores propios del principiante.
– Marca consolidada y, por tanto, conocimiento por parte del público.
– Acuerdos con proveedores que favorecen la comercialización de un producto más económico.

Aún con estas ventajas, la franquicia requiere:

– Horas y horas de trabajo.
– Capacidad de ceder parte de la responsabilidad del negocio a la central y a colaboradores directos.
– Carácter abierto y gusto por el trato con la gente.
– Disposición para seguir las órdenes de la franquicia.
– Saber que todo negocio implica riesgo, a pesar de que este sistema reduce las posibilidades de fracaso.
– Posibilidad de financiación. En estos tiempos que corren, el futuro franquiciado no sólo debe estar seguro de poder afrontar la inversión que exige la central, sino también de disponer de una liquidez suficiente para hacer frente a imprevistos.

El futuro franquiciado debe pensar acerca de todas las posibilidades que se pueden plantear, no sólo en cuanto a la rentabilidad del negocio, sino también en lo referente a la relación con la central y con su carácter.

Por tanto, un asociado es aquél que sigue las normas de la franquicia, conoce los riesgos que conlleva este mundo y, lo más importante, saber esperar. Los resultados no son instantáneos, tampoco en franquicia.

Información extraída de La franquicia paso a paso,
de Santiago Barbadillo de María

Próxima entrega: Elección del sector

Bienvenido al nuevo BLOG para el franquiciado

Qué Franquiciado es la nueva propuesta de Barbadillo Asociados en franquicia. El objetivo de este blog es aclarar las dudas de aquellos que conforman las cadenas, los franquiciados.

La opinión y la participación siempre serán bienvenidas en un soporte que pretende echar por tierra el institucionalismo del sector. Ahora, la voz y voto del franquiciado cuentan más que nunca.

Estrategias de éxito, noticias, oportunidades de negocio, nuevas marcas… hacen de Qué Franquiciado el blog para el día a día en la franquicia.