Respondiendo a mil y una preguntas (II)

Para ser masterfranquiciado se sigue el mismo proceso que para ser franquiciado pero multiplicado por 10, ya que la inversión que el asociado se juega es mucho mayor.

La masterfranquicia cede un territorio extenso, generalmente un país, a un único asociado, encargado de la expansión en dicha zona. El franquiciado ha de contemplar una serie de cuestiones antes de firmar el contrato:

–          La experiencia de la firma en su país y en el resto del mundo.

–          El testimonio de los masterfranquiciados de otros Estados.

–          El compromiso que adquiere el asociado en cuanto a producción y crecimiento de la firma en su país de exclusividad.

–          La apuesta de la marca por el territorio master. Es importante comprobar que la firma verdaderamente busca el crecimiento en la zona, que no es de segunda fila.

Los costes económicos de mantener este tipo de concesión pueden ser muy elevados, sobre todo si la expansión en franquicia tarda en producirse. Por tanto, el asociado debe estar en disposición de suficiente liquidez para aguantar al menos un año con una o 2 franquicias.

A la hora de decidir ser masterfranquiciado, lo mejor es acudir a una consultoría especializada, ya que puede ser muy peligroso dar con una marca fraudulenta. Sería un fracaso a gran escala.

María Gallego

Anuncios

Quiero ser franquiciado (XX)

Aspectos relacionados con el proceso de expansión

Una vez estudiadas las cuestiones económicas queda conocer la enseña “por dentro”. Esto es, si ésta dispone ya de franquiciados, comunicarse con ellos. Este paso es de vital importancia, ya que no hay nada como un asociado experto para aconsejar a un recién iniciado. El franquiciador está obligado a facilitar al candidato los datos de todos los establecimientos de la red.

Otro de los puntos a tener en cuenta a la hora de decidirse a dar el paso último es estudiar el crecimiento que ha experimentado la enseña tanto a través de establecimientos propios como franquiciados.

Una apertura demasiado rápida de locales conlleva poca exigencia en el proceso de selección de los franquiciados. De un desarrollo demasiado lento se puede deducir un concepto de negocio poco atractivo. Por tanto, el término medio vuelve a ser la solución: el crecimiento de la franquicia se recomienda constante y sostenido.

Por último, el candidato ha de comprobar el número de establecimientos de la marca que se han cerrado y por qué. En muchas ocasiones, el cese del negocio no se debe al modelo de gestión exigido por la central, sino por una mala práctica comercial del franquiciado.

Información extraída de La franquicia paso a paso,
de Santiago Barbadillo de María

Próxima entrega: Solicitud de información al franquiciador. Estructura empresarial del franquiciador.

El fast food a la española (I)

La restauración sigue siendo la mejor opción dentro de la franquicia, en cuanto a márgenes de beneficio y a posibilidad de expansión.

Dentro del sector, las marcas dedicadas a las tapas se presentan como una buena manera para capear la crisis, dada su facilidad de adaptación al público. Así, en los últimos años, el casual dining ha experimentado un notable crecimiento debido a su capacidad para acompañar al ocio:

 – Se consume rápidamente.

– Se puede llevar fuera del establecimiento.

– Permite alternar la ingesta con otra actividad como, por ejemplo, ir de compras.

– Es un producto al que el mercado está acostumbrado y que goza de gran popularidad.

– El producto, en general de buena calidad, tiene un precio reducido.

Las franquicias de comida rápida a la española presentan, además, ventajas a la hora de franquiciar:

– Menor inversión, que se traduce en una mayor rentabilidad.

– No se necesita una mano de obra especializada, de ahí que sea más barata.

– El menú se caracteriza por platos sencillos de preparar.

– Los locales no requieren maquinaria especial ni salida de humos, lo cual reduce la inversión y el coste de la obra civil.

– Un sistema de trabajo estandarizado que presenta al franquiciado el producto final, listo para la venta.

– Acuerdos con proveedores a gran escala, que disminuye los precios de las materias primas.

– Una menor incertidumbre en el resultado.

La franquicia, así, genera una economía de escala que sirve al franquiciado para ofrecer un mejor servicio y un mejor producto a un menor coste.

 Santiago Barbadillo

La franquicia inmigrante

En 2008, en España había más de 5 millones de personas de nacionalidad extranjera, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta población, en aumento, ha provocado parte del crecimiento de las franquicias, conocedoras de la importancia de este colectivo para su expansión.

Las trabas que encuentran los extranjeros a la hora de encontrar trabajo en España se traduce en un mayor interés hacia el autoempleo. Si el inmigrante no conoce el idioma ni las costumbres del país de origen, las posibilidades de gestionar su propio negocio se multiplican ante la dificultad de encontrar empleo por cuenta ajena.

Para los que ya poseen un permiso de residencia, aún es más fácil poder hacerse cargo de su empresa. Aunque se requieren licencias especiales, sobre todo si se trata de un inmigrante extracomunitario, lo cierto es que la mitad del camino ya está hecha.

Una vez tomada la decisión de emprender una empresa bajo el régimen de autónomo, el inmigrante ha de elegir una fórmula: solo o con el respaldo de una franquicia.

En el último caso, el extranjero cuenta con la experiencia de una empresa ya implantada, que conoce el mercado en el que opera y que le proporcionará la formación necesaria para el día a día de su nueva actividad.

A esto se une el hecho de que algunas franquicias firman acuerdos con entidades financieras que favorecen la inversión extranjera.

Muchas son las organizaciones que apoyan a los inmigrantes en la creación de empresas. Entre ellas, destacan las dependientes del gobierno, ya sea autonómico o central, y organizaciones que engloban colectivos:

– Cámaras de Comercio y el Ministerio de Trabajo e Inmigración. La Cámara de Comercio de Madrid ha creado E-inmigrantes.net (www.e-inmigrantes.es), en el que se puede acceder a todo tipo de información relacionada con la creación de empresas. En el link http://www.camaramadrid.es/SEDE/100creac/extrr/Default.asp, los inmigrantes interesados pueden encontrar los pasos que seguir para el autoempleo. Esta iniciativa está cofinanciada por la Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración y por el Fondo Social Europeo.

–  ATA, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ha realizado una página exclusiva para los empleados por cuenta propia de fuera de nuestro país. En www.autonomosinmigrantes.es, se puede encontrar información referida a ayudas, leyes, centros especializados, formación e incluso seguros.

– Entidades financieras que, aparte de los acuerdos firmados con consultorías y marcas franquiciadoras, destinan parte del gasto en responsabilidad social al apoyo de nuevos proyectos empresariales y a la colocación de minorías.

María Gallego