Franquiciados bien formados

Toda central franquiciadora que se precie ofrece formación al asociado durante los primeros días de actividad. Además, se ofrece un apoyo y aprendizaje continuo con cursos de reciclaje.

Pero, aunque se trata de una formación suficiente para llevar a cabo el negocio en franquicia, los autónomos tienen la posibilidad de aumentar sus conocimientos acerca del mercado en el que se realiza su actividad.

Cada año, el Plan Nacional de Formación Continua de la plataforma FORCEM publica una lista de créditos destinados a empleados por cuenta ajena, parados y autónomos. A través de medidas como éstas, los emprendedores pueden formarse de manera gratuita en sectores como la informática, el márketing, la comunicación e incluso las finanzas.

Para optar a estos cursos, el autónomo tan sólo ha de acercarse a cualquier academia gestora de los créditos y realizar una solicitud. Para facilitar la formación, muchos de los cursos se realizan online o a distancia, es decir, se le envía al candidato la documentación necesaria para seguir el aprendizaje.

Para más información, los franquiciados pueden acudir a diferentes centros de estudios o a páginas oficiales:
– Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), que en la dirección www.autonomos-ata.com/formacion/CatalogoCursos2009.pdf incluye las diferentes áreas de formación.
– La Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, formada por la Administración y las organizaciones empresariales más representativas. En www.fundaciontripartita.org, los autónomos pueden encontrar toda la información relacionada con estos cursos.
– La Comunidad de Madrid dispone de un portal dedicado en exclusiva a los trabajadores por cuenta propia en www.madrid.org/cs/Satellite?pagename=Autonomos/Page/PACM_home.
– El Instituto Nacional de Empleo (INEM) también incorpora datos sobre cursos subvencionados, ya sean de formación continua o para el desempleado www.inem.es/inem/ciudadano/formacion_continua/index.html.

Aunque para muchos empresarios una pérdida de tiempo, lo cierto es que cualquier ayuda es poca para dirigir un negocio. Si ésta es gratuita y a distancia, no hay excusa para convertirse en el autónomo perfecto.

María Gallego