La franquicia inmigrante

En 2008, en España había más de 5 millones de personas de nacionalidad extranjera, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta población, en aumento, ha provocado parte del crecimiento de las franquicias, conocedoras de la importancia de este colectivo para su expansión.

Las trabas que encuentran los extranjeros a la hora de encontrar trabajo en España se traduce en un mayor interés hacia el autoempleo. Si el inmigrante no conoce el idioma ni las costumbres del país de origen, las posibilidades de gestionar su propio negocio se multiplican ante la dificultad de encontrar empleo por cuenta ajena.

Para los que ya poseen un permiso de residencia, aún es más fácil poder hacerse cargo de su empresa. Aunque se requieren licencias especiales, sobre todo si se trata de un inmigrante extracomunitario, lo cierto es que la mitad del camino ya está hecha.

Una vez tomada la decisión de emprender una empresa bajo el régimen de autónomo, el inmigrante ha de elegir una fórmula: solo o con el respaldo de una franquicia.

En el último caso, el extranjero cuenta con la experiencia de una empresa ya implantada, que conoce el mercado en el que opera y que le proporcionará la formación necesaria para el día a día de su nueva actividad.

A esto se une el hecho de que algunas franquicias firman acuerdos con entidades financieras que favorecen la inversión extranjera.

Muchas son las organizaciones que apoyan a los inmigrantes en la creación de empresas. Entre ellas, destacan las dependientes del gobierno, ya sea autonómico o central, y organizaciones que engloban colectivos:

– Cámaras de Comercio y el Ministerio de Trabajo e Inmigración. La Cámara de Comercio de Madrid ha creado E-inmigrantes.net (www.e-inmigrantes.es), en el que se puede acceder a todo tipo de información relacionada con la creación de empresas. En el link http://www.camaramadrid.es/SEDE/100creac/extrr/Default.asp, los inmigrantes interesados pueden encontrar los pasos que seguir para el autoempleo. Esta iniciativa está cofinanciada por la Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración y por el Fondo Social Europeo.

–  ATA, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ha realizado una página exclusiva para los empleados por cuenta propia de fuera de nuestro país. En www.autonomosinmigrantes.es, se puede encontrar información referida a ayudas, leyes, centros especializados, formación e incluso seguros.

– Entidades financieras que, aparte de los acuerdos firmados con consultorías y marcas franquiciadoras, destinan parte del gasto en responsabilidad social al apoyo de nuevos proyectos empresariales y a la colocación de minorías.

María Gallego

 

Anuncios