Respondiendo a mil y una preguntas (IV)

Por canon, entendemos 2 conceptos: el derecho de entrada o los pagos periódicos.

En el primer lugar, se entiende por canon la cifra que se aporta al inicio de la actividad y que sirve, únicamente, para formar parte de la enseña. Con ello, se paga parte del know-how que se va a recibir de la central franquiciadora.

En segundo lugar, tenemos los cánones, entendidos como los ingresos periódicos que las centrales obtienen de sus franquiciados. Estos pueden tratarse de importes fijos o porcentajes sobre compras o ventas.

Es prácticamente imposible encontrar una franquicia que no cobre esto al franquiciado, ya que de ahí sale el dinero necesario para el pago a proveedores, desarrollo de la marca, actividades de publicidad y marketing, así como la financiación del crecimiento de la empresa.

Por tanto, se hace necesario el pago de dichos cánones, ya que favorecen no sólo al franquiciador sino también al asociado.

De otra manera, las centrales cobrarían derechos de entrada mucho más elevados que irían a pagar los costes antes mencionados.

María Gallego

Anuncios